ichthyselEvangelio.es
encuentra el evangelio que buscas


Los intentos de manipulación de la industria del porno ante el incremento de adicciones

El diario La Vanguardia en su edición del día 13 de febrero publicaba un artículo titulado ‘Científicos americanos descartan la existencia de la adicción al porno’. En el texto del artículo se hace referencia a un estudio estadounidense en el que se sostiene que existen muy pocas evidencias -o ninguna en absoluto- para apoyar a algunos de los efectos secundarios negativos que se le suponen a la adicción a la pornografía.

Según sostiene el psicólogo clínico David Ley no hay ninguna investigación científica lo suficientemente sólida que permita afirmar que existen adicciones relacionadas con el consumo de porno. Ley es director ejecutivo de New Mexico Solutions, un grupo de investigación sobre salud y comportamiento. El estudio ha sido publicado en Current Sexual Health Reports y sugiere que los médicos deben ser conscientes de que la mayoría de personas que son consideradas “adictos” suelen ser varones, tienen una orientación no heterosexual, tienen una alta libido, tienden hacia la búsqueda de sensaciones novedosas y a menudo poseen valores religiosos que entran en conflicto con su conducta y deseos sexuales.

Ley su equipo supuestamente descartarían las problemáticas derivadas del consumo de pornografía. De hecho, el equipo de investigación mantiene que la pornografía puede mejorar las actitudes hacia la sexualidad y aumentar la calidad de vida, la variedad de comportamientos sexuales y el placer en las relaciones a largo plazo.

Cabe preguntarse qué intereses se esconden detrás de supuestos estudios sesgados como este.

La pornografía, ¿positiva para conductas sexuales ilegales?

Además, el equipo de este psicólogo arguye que la pornografía también proporciona una salida legal para comportamientos o deseos sexuales ilegales, y su consumo o disponibilidad se ha asociado con una disminución en los delitos sexuales, especialmente el abuso de menores, según se afirma en la investigación.

David Ley ignora numerosísimos estudios, según él la mayoría de los estudios sobre el tema de la adicción a la pornografía se basan en diseños experimentales muy pobres que carecen de rigor metodológico y pecan de falta de especificación del modelo de estudio. Sorprende sin embargo que un diario como La Vanguardia dé pábulo a afirmaciones tan alejadas de la realidad, afirmaciones que ponen en riesgo la labor hecha hasta el momento que avisa de los peligros del consumo de pornografía.

Los inconvenientes de la pornografía son numerosos. Algunos son los siguientes:

1) Es adictiva en el momento que hay innumerables casos de personas que acuden al psiquiatra para tratar su imposibilidad de dejar de consumirla. Si no fuera una adicción el propio paciente podría resolverlo. Es lo mismo que sucede con el tabaco o el alcohol, por ejemplo.

2) La pornografía tiene un grave inconveniente: es contraria a la dignidad de la mujer (básicamente la pornografía es para uso masculino). Y es contraria a la dignidad de la mujer porque la cosifica, la mujer se convierte en la imagen de un objeto. Por ejemplo, en Suecia cuando se prohibió la prostitución no fue porque estuvieran en su contra, sino porque una comisión del Parlamento estudió durante mucho tiempo las causas de la violencia contra la mujer y concluyó que unas de las más importantes eran la prostitución y la pornografía, especialmente la primera.



3) Sorprende que supuestos científicos que tratan sobre salud no tengan presente una práctica que lleva más de un cuarto de siglo en el mundo del deporte, un tipo de entreno denominado de ‘rendimiento máximo’. Esta técnica consiste en visualizar mentalmente los tipos de movimientos que vas a realizar. Esto lo inició el equipo olímpico de la Unión Soviética de eslalon, y hoy en día se aplica en muchos deportes: el saltador de altura, por ejemplo, reproduce mentalmente lo que va a hacer, el que chuta la pelota en rugby entre palos también. Además, se ha demostrado que en el levantamiento de pesas la visualización del movimiento puede llegar a incrementar incluso un 10% la carga a levantar, que es mucho. Hay un estilo de tiro con arco, el tradicional japonés, en el que el arquero no mira y se imagina la trayectoria de la flecha. Lo que la mente imagina, por lo tanto, tiende a ser practicado. Una persona que tenga una imaginación violenta tendrá con facilidad una respuesta violenta, la pornografía incita a comportamientos y a conductas sexuales determinadas, las estimula claramente.



Otra evidencia es que hay parejas que para excitarse primero ven pornografía, por lo tanto, hay una relación evidente entre la actividad mental y la actitud del comportamiento. Además una parte muy importante de la pornografía es una pornografía sádica, que comporta determinados tipos de perversión.



Una teoría que se extendió en los años 70 es que la existencia de pornografía disminuía la prostitución. Sin embargo, España en eso ha sido un buen laboratorio porque en aquellos años estaba prohibida la pornografía y, naturalmente, cuando se ha legalizado la prostitución se ha disparado.




Via | http://www.camineo.info/news/141/ARTICLE/30292/2014-02-20.html

Jueves, 20 de Febrero del 2014


Jesús Alonso-www.elevangelio.es-2012© | Condiciones de uso | Contacto | Mapa del sitio | Acerca de